Dos ruedas para el molino de Recajo (1666)

Título : Viana compra (1666) dos ruedas de molino en Robles del Castillo
Autor: Félix Cariñanos San Millán
Publicación: Piedra de rayo. Revista riojana de cultura popular, Nº 8, 2003 (Ejemplar dedicado a: Brujería en La Rioja) , págs. 80-81
Idioma: español
Fuente: EMD, Euskal Memoria Digitalia - Memoria Digital Vasca. Fundación Sancho el Sabio
Ficha PDF (es preciso registrarse)
Auto para ir a Robres a comprar piedras

Vida y muerte en la prehistoria

Título: Vida y muerte en la prehistoria. El hipogeo de Longar.
Autores : Javier Armendáriz Martija y Susana Irigay Soto.
Publicación: Revista de arqueología. Nº 168, 1995 , págs. 16-29
Fuente: EMD, Euskal Memoria Digitalia - Memoria Digital Vasca. Fundación Sancho el Sabio
Ficha PDF (es preciso registrarse)


Vida Vasca, 1936

Título: A César Borgia le ha levantado un monumento en Navarra el doctor Juaristi que habla de su héroe a sus lectores de "Vida Vasca"
Autor: Victoriano Juaristi
Publicación: Vida Vasca: industria, comercio y costumbres, nº 13, p.137-143
Fecha: 1936
Fuente 1: EMD, Euskal Memoria Digitalia - Memoria Digital Vasca. Fundación Sancho el Sabio
Ficha  PDF
Fuente 2: Diputación Foral de Guipuzcoa. Hemeroteca Digital
Ficha PDF

Revista "Vida Vasca", portada - 1936


Una vista del pueblo de Viana (Navarra) donde ha sido
emplazado el artístico monumento a César Borgia
Por esta puerta de San Miguel salió
a encontrar la muerte César Borgia
El arco o portón de San Felices
fue el primero que se levantó en Viana
El Ayuntamiento de Viana (Navarra), donde ha
sido emplazado el monumento a César Borgia
Monumento donado a Viana por su autor, el Sr. Juaristi
Otras referencias:

A César Borgia le ha levantado un monumento en Navarra el doctor Juaristi...

Título: A César Borgia le ha levantado un monumento en Navarra el doctor Juaristi que habla de su héroe a sus lectores de "Estampa"
Autor: Victoriano Juaristi
Publicación: Revista Estampa, Año 8, n. 413,  p. 27-28
Fecha: 14 dic. 1935
Fuente: EMD, Euskal Memoria Digitalia - Memoria Digital Vasca. Fundación Sancho el Sabio 
Ficha (es preciso registrarse)

Revista Estampa, nº 413 - 1935
La ceremonia inagural del monumento a César Borgia
en el Ayuntamiento de Viana que descubrieron
los señores Ibarra y C. Juaristi
Monumento donado a Viana por su autor,
el señor Juaristi
Por esta puerta de La Solana salió
a encontrar la muerte César Borgia
El Ayuntamiento de Viana, donde ha sido
emplazado el monumento a César Borgia

Julián de San Cristóbal y Eguiarreta (1725 - , I Conde de San Cristóbal

Título: Julián de San Cristóbal y Eguiarreta, Ascona y Ulloa

------------------------------------------------------------------------
Fuente: Biografías de los ilustres navarros del siglo XVIII (pdf)
Autor: Javier Ibarra
Fecha: 1951-1953

Primer Conde de San Cristobal. Ilustre vástago de la nombre familia de los señores de San Cristóbal, cuya casa solar está en Estella, nació en Viana (Navarra), el 28 de enero de 1725. Terminada su carrera de Derecho con gran lucimiento, y siendo Fiscal del Tribunal de las Islas Canarias, casó allí, en 25 de marzo de 1758, con Beatriz de Monteverde, viuda del Coronel Francisco de Matos. Desempeñó durante su larga y bien aprovechada vida los siguientes cargos: Empezó por ser Colegial del San Bartolomé, de Salamanca, del gremio y claustro de dicha Universidad; del Consejo de S.M.; Fiscal -como ya se ha dicho- de la Audiencia de Canarias; Oidor de la Cancillería de Granada; Regente del la Cancillería de Asrturias; Consejero del Supremo de Guerra; Asesor general de las tropas de la Casa Real y de la Real Armada y, ultimamente de la Cámara de Castilla. Fue también caballero pensionado de la Real y Distinguida Orden de Carlos III. Por despacho del Carlos IV, de fecha de 14 de noviembre de 1789, firmado por el Conde de Campomanes, se le concedió título de primer Conde de San Cristobal, para sí, y las personas que le heredean.
Tuvo dos hijas: María del Pino, que casó con Francisco Quevedo, Magistrado del Supremo, y doña Luisa, que casó con el Iltimo don Juan Martías de Azcárate, Caballero de Santiago.

------------------------------------------------------------------------

Fuente: Biografía, genealogía y obras de Fray Diego de San Cristóbal, vulgarmente llamado Fray Diego de Estella (pdf)
Boletín de la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra, páginas 66-74
Autor: Francisco de la Mata, Marqués de Vargas
Fecha: 1914

El Ilmo. Sr. D. Julián de San Cristóbal y Eguiarreta Azcona y Ulloa nació en Viana (Navarra) el 28 de Enero de 1725; casó en Canarias, siendo Fiscal de Su Majestad, el 20 de Mayo de 1758, con D.ª Beatriz Agustina de Monteverde y Martínez de Escobar, viuda del coronel D. Francisco de Matos é hija de D. Antonio de Monteverde y de D.ª Antonia Martínez de Escobar y Fernández de Córdoba. Fué D. Julián de San Cristóbal caballero pensionado de la Real y Distinguida Orden de Carlos III; colegial del Mayor de San Bartolomé; del gremio y claustro de la Universidad de Salamanca; del Consejo de Su Majestad, su Fiscal, en la Real Audiencia de Canarias; Oidor de la Chancillería de Granada; Regente de la de Oviedo; Consejero Supremo de Guerra; Asesor general de las tropas de Casa Real y de la Real Armada, y últimamente de la Cámara de Castilla. Fué primer Conde de San Cristóbal, según despacho de S. M. Carlos IV de fecha 14 de Noviembre de 1789, firmado por el Sr. Conde de Campomanes, y el 11 de Marzo de 1790 firmó S. M. el Rey el título de Conde de San Cristóbal, de Navarra, á favor de don Julián de San Cristóbal y Eguiarreta, para sí y las personas que por elección le sucedieren; pero á ruego de dicho D. Julián firmó nuevamente Su Majestad, en San Ildefonso y á 31 de Julio de 1800, Real decreto mandando que la gracia de título de Navarra concedido á D. Julián de San Cristóbal y Eguiarreta, con la denominación de Conde de San Cristóbal, para sí y las personas que por elección le sucedieran en dicho título, sea y se entienda de orden regular de sucesión.
Don Julián de San Cristóbal, primer Conde de San Cristóbal, y D.ª Beatriz de Monteverde, tuvieron sólo dos hijas, D.ª María del Pino Rafaela (que sigue) y D.ª Luisa de San Cristóbal y Monteverde, que casó con D. Francisco de Quevedo, magistrado del Supremo, y tuvo los siguientes hijos: D. Francisco, D.ª María del Pino, D.ª Luisa y D.ª Francisca de Quevedo y San Cristóbal, que murieron todos sin sucesión.
Doña María del Pino Rafaela de San Cristóbal y Monteverde Eguiarreta y Martínez de Escobar, nació en Canarias el 27 de Marzo de 1759, y casó en Carabanchel de Arriba el 14 de Agosto de 1776, con el Ilmo. Sr. D. Juan Matías de Azcárate y Ustáriz, caballero de Santiago y viudo de D.ª Juana Larrea (1), hijo del licenciado don Francisco de Azcárate y de D.ª Francisca de Ustáriz, y nieto del licenciado D. Juan de Azcárate y de D.ª Francisca de Mañeras, de D. Francisco de Ustáriz y de D.ª Micaela de Escreberri. Heredó doña María del Pino Rafaela el condado de San Cristóbal á la muerte
de su padre, D. Julián de San Cristóbal, y S. M. Carlos IV firmó Real carta de sucesión en Aranjuez á 8 de Abril de 1805 á favor de dicha señora, quien lo disfrutó hasta el 1834, en que murió en Madrid, el 2 de Junio.

Proceso de fe contra Martín López, mercader y vecino de Viana (1520-1521)

Título: Judaizantes y textos hebreos en el Tribunal de la Inquisición de Navarra: el proceso de fe contra Martín López (1520-1521)
Autor: Nogal Fernández, Rocío de la. Barco del Barco, Javier del
Editor: Universidad Pública de Navarra
Fecha: 2013
Publicado en: HUARTE DE SAN JUAN. Geografía e Historia N. 20, Pamplona: Universidad Pública de Navarra, Págs. 71-86
Fuente: Academica-e. Universidad Pública de Navarra
Ficha
PDF

Archivo Histórico Nacional -
Signatura: INQUISICIÓN, 4585, Exp.15
[...] El proceso contra Martín López, vecino de Viana, por judaizante, se inició en Tudela el 8 de marzo de 1520 por iniciativa de Juan de Villava, promotor fiscal del Santo Oficio en Navarra. El fiscal puso en conocimiento de los inquisidores Francisco González de Fresneda y Rodrigo de Ayala, la existencia de un rumor acusatorio contra Martín López, cristiano nuevo, al haber encontrado evidencias de herejía y apostasía.
La denuncia venía motivada por la declaración de un testigo, Luis de Arguedas, quien a su vez, deducimos, tenía abierto un proceso de fe. Después de ser sometido a tortura, Luis de Arguedas recordó unos hechos que tuvieron lugar «7 u 8 años poco más o menos». En su primera declaración, fechada en Tudela el 8 de mayo de 1520, confesó que en el camino de Arguedas a Tudela se cruzó con dos cristianos nuevos, Gabriel y Martín López, mercaderes y vecinos de Viana, y que, tras detenerse a hablar con otras personas procedentes de Arguedas, les encontró rezando los salmos de David. El propio Luis declaró que se unió a ellos y recitó las mismas oraciones:
«... Y después este confesante fue tras los de Viana y los halló cabe una riba rezando, y este confesante les dijo: ¿Qué rezáis? Y ellos le dijeron: Rezamos los salmos de David en hebraico. Y que allí se descubrieron y platicaron los dichos Gabriel y Martín López... y le pidieron a este confesante qué oración sabía; y este confesante les dijo la oración que solía rezar, y rezaron todos tres aquel salmo que solía rezar este confesante»
[...] Finalmente fue condenado por leve sospecha de herejía –ya que los inquisidores no encontraron pruebas suficientes para condenarlo por hereje– y por fautoría. Se le impusieron las penas correspondientes a estos dos delitos: abjuración de levi y el pago de diez ducados de oro viejo por la sospecha de herejía, y la flagelación pública por haber cometido fautoría y perjurio:
«Nos inquisidor susodicho, visto como el dicho Martín López ha abjurado ahora ante nos según por nuestra sentencia le fue mandado, por tanto fallamos que lo debemos absolver de la sustancia de nuestro juicio e lo mandamos librar en las cárceles en que está, e le mandamos restituir todos sus bienes que le fueron secuestrados e inventariados, e cancelamos y hemos por cancelado el dicho inventario. Y por la sospecha que contra el resultó de lo procesado (en) cuanto al crimen de la herejía, lo penitenciamos que de sus bienes de él pague para las necesidades del Santo Oficio diez ducados de oro viejo; y por respeto de la fautoría y perjuro lo mandamos azotar públicamente por las calles públicas de la presente ciudad. Así lo pronunciamos y declaramos en estos escritos y por ellos».

Otras referencias

Proyecto del frontón Augusto Ibáñez (Titín III) en Viana

Título: Frontón Augusto Ibáñez
Autor: Gómez Santolaya, Javier, estudiante de Ingeniería Técnica Industrial, especialidad de Mecánica en la UPNA.
Resumen:  Este proyecto fin de carrera consiste en el diseño, cálculo y presupuesto de la construcción de un frontón cubierto dotado de aseos, vestuarios, almacén, zona de gradas, etc. Dicho proyecto se llevará a cabo en el municipio de Viana, en la zona de las  piscinas municipales para reforzar la oferta deportiva de las instalaciones.
Fecha: 2010
Centro: Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y de Telecomunicación. Universidad Pública de Navarra (UPNA).
Ficha
Frontón Augusto Ibañez - Cancha
Frontón Augusto Ibañez - Fachadas

Sello de la Alcaldía Constitucional de la Ciudad de Viana (1876)

Título: Sello de la Alcaldía Constitucional de la Ciudad de Viana (1876)
Año: 1876
Fuente:  Colección de sellos en tinta, Archivo Histórico Nacional - PARES.
Ficha

Alcaldía Constitucional de la ciudad de Viana - 1876
La Colección de Sellos en tinta del Archivo Histórico Nacional nace como consecuencia de la iniciativa de D. Francisco González de Vera, Director del Archivo Histórico Nacional, de formar una Sección de Sigilografía reuniendo réplicas de sellos de las administraciones de época moderna para completar el estudio de los sellos medievales, más conocidos. En 1 de agosto de 1876, dirige un escrito al Director General de Instrucción Pública para que se lo haga llegar al Ministro de Fomento, solicitando una copia de los sellos utilizados por las coporaciones tanto civiles como eclesiásticas y organismos de la Administración. Las instituciones propietarias debían remitir impresiones en tinta de los sellos en uso y también de los anteriormente utilizados que hubieran conservado. Aceptado el proyecto comienzan a recibirse en el Archivo los sellos, que en un número cercano a los 15.000 constituyen hoy la colección de sellos en tinta, que se guarda en la Sección de Sigilografía. En ella podemos encontrar sellos de Ayuntamientos y Alcaldías, de Universidades e Institutos, de Academias y Colegios Profesionales, de Juzgados y Tribunales de Justicia, de Legaciones y Consulados, de Obispados y Parroquias, de Capitanías y Regimientos Militares, y de Direcciones Generales de los Departamentos Ministeriales. Especial interés tienen por su valor de fuente para la heráldica municipal los sellos de Ayuntamientos muy consultados en los últimos años al ser habitualmente tomados como referencia para la creación de nuevos escudos municipales.
Un conjunto homogéneo dentro de la colección de sellos en tinta lo constituyen los sellos de municipios españoles. Las primeras improntas las remiten los Ayuntamientos directamente al Archivo como consecuencia de la R.O. de 30 de agosto de 1876, pero llegan aislada y desordenadamente por lo que a fin de recibir la información de un modo más organizado, se decide canalizar las respuestas a través de los Gobiernos Provinciales y que éstas no sean enviadas antes de que la provincia esté completa. De 1876 a 1878 se recibirán las copias de sellos de cerca de 10.000 municipios. A partir de 1848 se hace obligatorio el uso de sello para el refrendo de los escritos oficiales, antes solo validados con la firma del alcalde por aquellas poblaciones que no disponían de sello propio. De ahí que a partir de esta fecha, todas las localidades por muy escasa que fuera su población tuvieran un sello para legitimar sus comunicaciones y oficios. Los temas figurativos son variadísimos: elementos del paisaje natural o urbano, escenificación de acontecimientos históricos o de narraciones legendarias, armas de los señores de la villa, armas reales, y un sinfín de figuras animadas e inanimadas, finalmente otros son afigurativos y solo expresan el nombre del municipio. Los autores de las reseñas explicativas no siempre justifican de una manera científica y fidedigna la elección de las representaciones, algunos ignoran su origen, en tanto que otros argumentan pintorescas explicaciones más o menos fantásticas. Debido a los cambios políticos tan frecuentes en la segunda mitad del siglo XIX se renuevan los sellos para incluir o retirar los símbolos representativos de los partidos o regímenes vigentes. Así en los sellos de época republicana se puede ver la matrona con la balanza y la espada, el gorro frigio y la bandera, y desaparece la corona real. Estos cambios también se reflejan en los textos de las leyendas (Ayuntamientos y Alcaldías constitucionales en el periodo constituyente, sellos de Fielato en Vizcaya durante la dominación carlista, etc.) de modo que era frecuente que cada localidad hubiese conservado los sellos recientes y remitiera varias improntas de su titularidad utilizadas sucesivamente.
La colección está ordenada por orden alfabético de provincias y municipios. No todas las provincias están completas, hay muchos Ayuntamientos de los que no se obtuvo respuesta o estas no llegaron al Archivo, como es el caso de Zaragoza, provincia que falta por completo.

Noticia histórica del sello - 28/11/1876
El 28 de noviembre el alcalde de Viana, Antonio Jalón, respondió al requerimiento con una cuartilla titulada Noticia histórica del sello en la que figura impreso el escudo de la Alcaldía Constitucional de la Ciudad de Viana y describe el origen de las cadenas en el escudo, pero no el de las barras. No incluye ninguna impronta de sello tal y como se requería.

Transcripción del texto
Hallándose ocupada Tolosa de las Navas por los moros, el Rey de Navarra D. Sancho el fuerte, les puso sitio, más como el enemigo determinase unirse el uno al otro por medio de cadenas, con objeto de que ninguno se escapase  ¿e impedir? la entrada del ejercito navarro; visto esto por el Rey, tomó una barra de hierro, rompio las cadenas, y consiguió la victoria; motivo por el cual desde aquella época  viene usándose en las armas del sello de esta ciudad lo mismo que las de navarra las barras y la cadena, sin haber conocido otro sello que el que se relaciona y que existe en la actualidad.
Viana 28 Noviembre 1878
El Alcalde
Alejandro Jalón